¿HASTA CUÁNDO SE VA A SEGUIR AJUSTANDO A LOS JUBILADOS?

¿HASTA CUÁNDO SE VA A SEGUIR AJUSTANDO A LOS JUBILADOS?

El ahorro de gasto público hecho con el sector pasivo en los últimos seis años es de U$S 26 mil millones. Este año, puede ser de otros U$S 10 mil millones. Cuánto poder adquisitivo perdieron entre 2018 y 2023.

El drama de los jubilados es eterno. Lo único concreto es que el poder adquisitivo de sus ingresos cae y cae en nuestro país. No es una cuestión propia de un gobierno, es una cuestión más bien propia de la sociedad argentina. De lo contrario, ¿cómo se entiende que un jubilado con la mínima esté ingresando al séptimo año consecutivo de pérdida de poder adquisitivo? Sí, es así, este es el séptimo año corrido en el que, si no se hace nada, van a volver a perder.

Todos los gobiernos dicen tener la mejor receta para mejorar la situación de los jubilados. La clase política discute fórmulas de un tipo y otro. La realidad concreta es que los jubilados día a día están peor. Los políticos consumen horas y horas de medios de prensa explicando por qué su propuesta es mejor que la que está vigente en el momento.

Como Argentina vive inmersa en un problema fiscal recurrente, los jubilados son los elegidos para ajustarlos, porque al ajustarlos baja el gasto público real y de esa manera se muestran mejores resultados fiscales. Los pasivos no cortan rutas, no se movilizan ni crean actos masivos. La sociedad avala el ajuste del ajuste sobre los jubilados.

Esta columna pretende cuantificar el ajuste sobre los jubilados, con números concretos y simples. En marzo próximo, el poder adquisitivo de un jubilado con la mínima que recibe bono va a ser un 33% menor al de igual mes del año pasado. Y un 39% menor que la jubilación promedio mensual del año 2017. Como si esto fuera poco, si no hay una decisión concreta que cambie la fórmula actual, en mayo próximo los jubilados argentinos tendrían el menor poder adquisitivo del período 2018-2024. El número es crítico: un 37% de pérdida de poder adquisitivo respecto a mayo de 2023 y del 45% respecto al promedio mensual de 2017.

PODER ADQUISITIVO EN BAJA

Si los jubilados llegaran a esta situación actual con un poder adquisitivo al menos estable en el tiempo, se podría tal vez llegar a pensar en pedirles un esfuerzo transitorio. Pero veamos lo que ha pasado con su poder adquisitivo en los últimos seis años.

Un ejercicio concreto que se puede realizar es calcular en valores actuales (diciembre 2023) la pérdida acumulada respecto al valor real promedio de 2017. El haber mínimo real en 2023 representa 64% del valor de 2017, es decir, fue 36% inferior. Dado que se incorporaron bonos complementarios, al incluirlos el ingreso de 2023 para los jubilados que los recibieron fue equivalente al 82% del valor de 2017, es decir que la pérdida de poder adquisitivo fue en este caso de 18%.

Dado que la inflación promedio mensual argentina de los últimos seis años fue del 5%, las jubilaciones reales registraron pérdidas en todo el período. En términos simples, los jubilados perdieron poder adquisitivo durante un montón de meses. Si se suman todas estas pérdidas, se puede calcular la pérdida acumulada en todo el período 2018-2023. El resultado es tremendo: si se suman los porcentajes de haberes perdidos entre 2018 y 2023, se tiene que un jubilado con la mínima que no recibe bonos perdió el equivalente a 13,7 haberes mínimos de 2017 y que uno que recibe bonos perdió 9,4 haberes mínimos de 2017.

Para dejarlo escrito de manera simple, esto significa que un jubilado con la mínima que recibe bonos cobró su haber durante 72 meses, pero fue equivalente a haber cobrado 62 haberes con el poder adquisitivo del año 2017. La diferencia es la pérdida de 9,4 haberes. En este último caso, si se desea expresarlo en valores de diciembre de 23, es decir, en plata actual, la compensación necesaria sería de $1.900.000. Este número surge de multiplicar el haber mínimo promedio de 2017 a precios de diciembre de 2023, que es de $ 204.992, por 9,4 meses de pérdida.

Si se toma el caso de un jubilado con la mínima que no cobre bonos, cobró su haber durante 72 meses, pero fue equivalente a haber cobrado 58 meses con el poder adquisitivo de 2017. La diferencia es la pérdida de 13,7 haberes. En este caso, si se desea expresarlo en valores de diciembre de 2023, es decir, en plata actual, la compensación necesaria sería de $ 2,8 millones. Este número surge de multiplicar el haber mínimo promedio de 2017 a precios de diciembre de 23 ($ 204.992) por 13,7 meses de pérdida.

¿CUÁNTO GASTO PÚBLICO SE AHORRÓ?

Como a las jubilaciones las paga el Estado nacional, cuando se ajusta a los jubilados, el gasto público real se reduce; y por esa vía también se achica el peso relativo del gasto en jubilaciones dentro de la economía.

Dado que en esta columna se cuantifica la pérdida de poder adquisitivo que tuvo un jubilado y la que tendrá este año, si no se hacen modificaciones concretas de la fórmula de actualización, resulta clave cuantificar el ahorro de dinero que este ajuste le significó a la sociedad.

El ahorro de plata gastada en jubilaciones no necesariamente implica que el gasto público total argentino haya bajado en esa magnitud, ya que lo ahorrado en jubilaciones puede haberse gastado con otros fines por parte del Estado nacional.

Haciendo los cálculos en moneda de diciembre de 2023, para mantener la consistencia con los cálculos previos de pérdida de poder adquisitivo, se logra el siguiente resultado. En 2023, la plata ahorrada en jubilaciones fue de $ 7 billones (millón de millones) respecto a lo gastado en 2017. Si se suma la plata ahorrada en todo el período 2018-2023, el monto asciende a $ 26 billones. Si se quiere tener una idea en dólares libres, el ahorro hecho con los jubilados en seis años es de aproximadamente U$S 26 mil millones.

Es llamativa la indiferencia de la sociedad ante esta crítica situación de uno de los grandes grupos poblacionales más vulnerables de nuestro país. La clase política seguramente seguirá discutiendo cuál es la mejor fórmula para evitar que los jubilados dejen de perder poder adquisitivo, tratando cada partido político de justificar que la suya es la menos dañina.

FUENTE: Por Nadin Argañaraz para La Voz del Interior