LA NECESIDAD DE RECURSOS ECONÓMICOS Y ACUERDOS POLÍTICOS

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Editoriales

Un país previsible puede tomar medidas e implementar políticas a largo plazo. La pregunta es si esto se logrará luego del acuerdo alcanzado con los acreedores por la deuda. Lo mismo si también se llega a un entendimiento con el FMI para pensaren un proceso de desendeudamiento definitivo para el país.

Mucho más importante es cómo impactan estos acuerdos en la gente, en el día a día. Necesitamos vivir con certidumbre, fundamental para tener proyectos a largo plazo y, además, obtener una economía y recursos fiscales equilibrados.

No creo en las casualidades y mucho menos cuando tienen que ver con la seguridad social. ¿Qué pasó después de conocer el acuerdo con los bonistas? Comenzaron a aparecer más precisiones sobre medidas con alcance social y previsional.

Una de ellas es que se seguiría pagando hasta fin de año el Ingreso Universal de Emergencia (IFE), que se agrega a lo que ya nos había adelantado el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, acerca del empalme. Este IFE se va a empalmar con programas como Potenciar Trabajo para logar el camino de la empleabilidad. También con una posible Renta Básica Universal, aún en etapa de análisis.

Se suma además una fuerte intención por parte del Poder ejecutivo para que haya una nueva fórmula de movilidad jubilatoria convertida en ley antes del 30 de noviembre. Esto significa que el aumento que se anuncie para el mes de septiembre sería el último por decreto y ya en diciembre el incremento para las jubilaciones sería por ley.

Para todas las medidas sociales y previsionales son necesarios recursos fiscales, tiene que haber plata y más cuando se piensan que esas medidas van a perdurar por varios años. Pero también son necesarios los acuerdo políticos, con consenso, que tengan un debate constructivo y responsable.

Ya no se puede seguir repitiendo el mismo libreto. Cada vez que se analiza una medida previsional se toma el camino del ahorro y los intereses de los jubilados quedan muy lejos de las respuestas de la política.

Siempre hay tiempo para cambiar estas cuestiones